Montañas de arena

Por Martes, 26 noviembre, 2013 0 No tags Permalink 0

Quisiera estar a tu lado
para poder ayudarte,
a salir de entre la bruma
y así poder abrazarte.
En las garras de la noche
tú te sientes confundida,
la oscuridad es tan grande
que allí te sientes perdida.
En esas noches profundas
que nublan el firmamento,
sientes que algo se condensa
y anula tú pensamiento.
La luna sigue escondida
entre montañas de arena,
tu corazón afligido
no puede ocultar su pena.
Tú no te aflijas mi niña
que tras de la noche oscura,
viene la aurora serena
reflejando su hermosura.
De la noche has de salir
sin pensar en el pasado,
recibe el día con amor
pues Dios te lo ha regalado.
Ese regalo tan grande
que Dios nos da cada día,
hay que saberlo guardar
y ser muy agradecida.
Guarda lo bueno mi niña
olvídate de lo malo,
y cuando lleguen las sombras
no las dejes a tu lado.
Saca valor vida mía
para salir de las sombras,
y valora con orgullo
lo que de veras te sobra.
Como una hoja caída
movida en un vendaval,
tu vida se desarrolla
llena de amor y bondad.
No dejes que nadie anule
tú gran personalidad,
la grandeza de tu alma
nada la podrá ocultar

No se ha comentado aún

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *