Fronteras

Por Martes, 5 noviembre, 2013 0 No tags Permalink 0

Manos para romper las barreras,
manos para acariciar,
manos para secar las lagrimas
del emigrante que llega.

Algunas veces he pensado
si tuviéramos que emigrar
y dejar atrás nuestra tierra,
entonces entenderíamos
lo que tienen que pasar.

Quiero vivir en un mundo
donde no existan fronteras,
donde no se discrimine a nadie
por su color, o su etnia.

Unos tienen la piel blanca;
otros la tienen muy negra,
en sus miradas brillantes
esta el miedo y la pobreza.

Por eso yo desde aquí pido:
¡Que no existan las fronteras!
¡Que nos demos ya las manos
para romper las barreras!

—-De mi amiga Rosa Rodríguez—-

No se ha comentado aún

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *