Soneto

Por Viernes, 4 octubre, 2013 0 No tags Permalink 0

No queremos pensar que te has marchado,
queremos recordar que estas dormida,
al ser la madre y abuela mas querida
no podemos pensar que tú nos has dejado.

Del sueño, el despertar has olvidado,
nos has dejado tristes y solos en la vida,
por eso yo me encuentro confundida
al recordar todo lo que me has dado.

Tú nos distes tu amor madre adorada.
sin pedir nada a cambio madre mía
nos distes ejemplo, de buena y abnegada.

Ya descansas en paz y en armonía
con los ángeles en su dulce morada,
¡Oh madre! ruega por nosotros a María.

No se ha comentado aún

Escribir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *